lunes, 10 de diciembre de 2018

Siete años


Sinopsis

La empresa de Macarena Véliz está al borde de la quiebra y Carlos Saravia le ofrece una salida: casarse con su hijo Vicente y permanecer en ese estado por largos siete años.
Vicente es un hombre mujeriego que vive de la farándula y los escándalos televisivos, en cambio, Macarena es una joven de bajo perfil, a quien no le interesan esos temas, jamás ve televisión, por lo que cuando le proponen este trato, no sabe quién es su futuro esposo.
Las cosas se complican cuando ella descubre que el hermano de su prometido es su mejor amigo y que todo lo que hay en su pasado no es casualidad, que todo en su vida, hasta ahora, es una mentira.



 Esta es una novela muy especial para mí, pues en ella participaron mis amigos de Facebook, cada uno tuvo un papel y pues esto fue lo que salió, al final, dejo el booktrailer de la novela y también el vídeo de agradecimiento a todos los que participaron. 



Prólogo


Leí el E―mail una y otra vez, no podía dar crédito a lo que veían mis ojos. Volví a releer:

“Señorita Macarena Véliz:
Por medio de la presente y, en vista que ustedes como empresa no han cumplido con su parte del trato, me veo en la obligación de retirar mis acciones y liquidar nuestro contrato. Espero mi dinero, depositado a mi cuenta bancaria, en un plazo no mayor a cuarenta y ocho horas.
De querer llegar a un acuerdo comercial, el único trato que estoy dispuesto a aceptar es el que usted acceda ser la esposa de mi hijo Vicente Saravia.
Esperando su respuesta a la brevedad, para afinar los detalles en caso de recibir buena acogida al acuerdo, se despide atentamente,

Carlos Saravia Gálvez
Director De CSG Ltda.”


Eché mi cabeza hacia atrás y cerré los ojos, las sienes me palpitaban. No podía aceptar un trato así, pero, por otro lado, estaba el tema del dinero, si Carlos Saravia retiraba su dinero…
¿Qué haría? ¿Dejaría que la empresa de tantos años se fuera a pique por mi culpa? ¿Dejaría que todo el esfuerzo de mi padre y mi abuelo se fuera al tacho de la basura?
Tal vez, ellos tenían razón y no debí tomar las riendas de la empresa. Ellos querían que fuese un hombre quien lo hiciera. Quizás, eso debí hacer, poner a cargo a otra persona, un hombre que llevara la empresa tal como lo habían hecho mi padre y mi abuelo, pensé desesperada por esta situación.
Me eché hacia atrás en el enorme sillón, si antes me sentía pequeña en él, ahora me sentía peor. Si tan solo uno de ellos estuviera vivo, esto no estaría pasando. Ellos sabrían qué hacer. Pero no estaban. Un estúpido accidente los arrebató de golpe de mi vida.
Y respecto al hijo de Carlos Saravia, ni siquiera lo conocía, aun así, abrí mi correo y, tomando aire, confundida, avergonzada y total y absolutamente desesperada, escribí la contestación.

Señor Saravia:
Como es de su conocimiento, mi empresa está pasando por un mal momento económico, si usted retira su apoyo financiero en este momento, ésta se iría a la quiebra.
Por esa sola razón, es que acepto su trato. Me casaré con su hijo, a quien no conozco y de quien no sé nada.
Esto no es fácil para mí, pero mi empresa lo vale, es el esfuerzo de mi padre y mi abuelo y no lo voy a tirar por la borda.
Dígame cuándo y dónde conoceré a su hijo, para planear los detalles de la boda.
Le saluda,

Macarena Véliz
Gerente General HIMM Ltda.

Las lágrimas corrían raudas por mis mejillas cuando presioné el botón: "Enviar". Ya no había marcha atrás. Lo hecho, hecho estaba. Y era lo mejor.
Pocos minutos después, recibí un correo de vuelta.

"Señorita Véliz:
Puedo decirle que recibí su correo con satisfacción. Mi suegra, que murió hace poco menos de un año como ya sabe, dejó estipulado que su nieto, mi hijo Vicente, debía casarse para recibir la herencia antes de cumplir dieciocho meses desde su fallecimiento. 
Como menciona en su Email, usted no lo conoce, pero él es un hombre que no tiene interés alguno en sentar cabeza, por lo que un matrimonio arreglado es la mejor opción para él.
Esta noche, en mi casa, conocerá a mi hijo. Enviaré a mi chofer para que la recoja en su casa a las ocho en punto.
De todos modos, no se preocupe, esto será solamente un negocio con fecha de caducidad: siete años. En casa hablaremos más extenso de los detalles.
Muchas gracias por aceptar el trato, su empresa será muy bien recompensada.
Nos vemos esta noche.
Atentamente,                                        

Carlos Saravia G.
Director Empresa CGS Ltda.".


Leí este último correo, frustrada. “Solo un negocio”, como si yo fuera una prostituta, rezongué en mi mente.
En ese momento, me arrepentí de aceptar. Mil preguntas molestaban mi ya atormentada mente. ¿Cómo sería el hijo de Carlos? Tal vez era un tipo asqueroso, si no, ¿por qué debía recurrir a un medio tan bajo para conseguir esposa? ¿Tan mal estaba que ninguna mujer lo aceptaba?
―Maca, amiga, tengo una duda con estos papeles... ―Ingrid entró a mi oficina como un torbellino y se quedó de piedra al verme llorar―. ¿Qué te pasó? ―preguntó preocupada una vez que se repuso.
―¿Tú no sabes golpear?  ―la censuré molesta.
―¡Maca! ―protestó―. Nunca he golpeado y no voy a empezar a hacerlo ahora. Ya, cuéntame, ¿qué te pasó?
―Nada ―contesté secándome las lágrimas lo más disimulada que podía.
―A mí no me engañas, ya dime, ¿qué te pasó? Algo grave debe ser porque desde que tengo uso de razón y te conozco, te he visto llorar dos veces, la primera cuando íbamos en segundo básico y la profesora te llamó "guacha" porque no tenías mamá y la segunda, cuando despertaste después del accidente y supiste lo que pasó. Ahora, dime, ¿de verdad quieres que no me preocupe?
Me rendí ante sus argumentos, en realidad, Ingrid era mucho más que mi amiga.
―Ven ―suspiré―, mira esto.
Ingrid acercó su silla y se sentó a mi lado. Con mucha vergüenza, le enseñé el primer correo.
―Supongo que no vas a aceptar las condiciones de ese hombre, ¿cierto? Y tan correcto que se veía, a mí me encantaba él, parecía un buen amigo de tu papá y de tu tata. ¡So viejo infeliz!
Mientras ella despotricaba, yo me encogía más en mi asiento y, arrepentida de no haber tomado el consejo de mi amiga antes de tomar una decisión, abrí la respuesta que había enviado. Su expresión me espantó.
―¡No, flaca! Pero ¿qué hiciste? Te pusiste la soga al cuello, amiga. Y con ese tipo más encima.
―¿Qué tiene ese tipo? ¿Lo conoces?
―¡Claro que lo conozco! ¿Tú no? Ah, no, claro que no, tú no ves televisión, si vieras, sabrías quién es Vicente Saravia  ―recalcó mucho las palabras.
―¿Es un actor?
Mi amiga se echó a reír con ganas, yo no le encontraba la gracia.
―¡Ya, Ingrid, dime quién es él! ―la espeté molesta, esta situación me ponía nerviosa y su actitud no ayudaba mucho.
―Amiga, él es el top one de la farándula chilena. Ha participado en realities, hace eventos en las discos (Discotecas), ha salido en más de una teleserie. Dónde hay una mujer sola, ahí está él; problemas de faldas, él; mujeres agarrándose del moño, es por él. No hay programa de farándula que no lo quiera de invitado. Menudo hombre que te ganaste. Mi más sentido pésame, amiga.
Tomé aire y terminé de hundirme en el sofá, si lo hubiera sabido antes...
―La parte buena es que atraparás al soltero más codiciado ―se burló con algo de envidia.
―Podría haberse conseguido una esposa de su ambiente, entonces ―reclamé.
―¡Claro que no! ¿Estás loca? ―me rebatió con firmeza―. Esas chicas lo único que quieren es pasar el rato y obtener dinero fácil y rápido. Si Vicente se casara con una de ellas, quedaría en la ruina en dos meses.
La situación le parecía muy graciosa al parecer, porque volvió a largar otra risotada.
―No me parece gracioso, Ingrid.
―Claro que no es gracioso, Maca, pero dime, ¿cuándo lo vas a ver? Para que me invites, porque harto rico que está ―me dijo guiñándome un ojo.
―¡Oye! ―Si ella creía que esto era una broma, estaba muy equivocada.
―Ya, no te enojes.
―Mira ―le indiqué el correo que me había contestado don Carlos, en el que me invitaba a su casa esa noche.
―Guau, Maca, pero esto va muy rápido. Espero que te vaya muy bien, aunque con ese hombre no te lo aseguro. El único consejo que te puedo dar, ahora que está hecho el trato, es que no te enamores, si lo haces, estarás frita, porque él no se enamora, él juega.
―No quiero enamorarme, tú lo sabes, no necesito, ni quiero, a un hombre a mi lado ―respondí con firmeza, aunque no pude evitar recordar que hacía poco rato pensé que necesitaba un hombre que se hiciera cargo de mi empresa.
De todos modos, ese hombre no sería Vicente Saravia.
  
Pueden adquirirla Aquí
Les dejo el booktrailer

Y el vídeo de agradecimiento 


domingo, 9 de diciembre de 2018

Serie Posesión:

Sinopsis: 

          Tú eres mía: 

Cristóbal Medero no se detiene ante nada y no tiene tapujos en conseguir lo que quiere a cualquier precio. Y ahora quiere a Nicole Zúñiga, una mujer atormentada por un pasado que no quiere recordar. Entonces aparecen dos personas en su vida. Un niño que le roba el corazón. Y un hombre, Esteban Arriagada, con el que tiene encuentros nada agradables y que resulta ser el nuevo dueño de la empresa donde trabaja..
Una historia de amor-odio que saca a la luz secretos, intrigas y mucho dolor.
Un pasado que vuelve, una mujer no dispuesta a dejarse pisotear, un hombre que no quiere amar y otro al que no le importa el amor.
Cuando nada es suficiente, siempre se quiere más. Y el costo a pagar, será muy caro...

  Encuéntrala Aquí

          Por siempre tuyo:



Han pasado tres meses desde que Esteban volvió del extranjero y hoy es el cumpleaños de Nicole, por lo cual le regala un viaje a Grecia y el anillo de compromiso.
Un viaje que promete ser de completa felicidad, se transforma en una pesadilla.
En tanto Cristóbal y Verónica tienen cada vez más problemas por los irracionales cambios de carácter de ella.
¿Alcanza el amor para soportarlo todo?

  Encuéntrala Aquí 

      

Solo mía:



Llega al final esta historia de Nicole, Esteban y Cristóbal.
Cuando al fin parecía que Cristóbal sí había encontrado el amor y la futura felicidad con Nicole, un hecho dramático echa por tierra sus planes. Todo cambiará con la muerte de Eloísa.
En esta entrega todo debe quedar saldado...
Es el final. ¿O no?
Encuéntrala Aquí





Por razones obvias, ahora no pondré el primer capítulo de las tres, solo irá el de Tú eres mía, que es la primera parte, espero que les guste 💓


Capítulo 1

Nicole se toma la cabeza con las dos manos, está molesta, más que eso, furiosa. La oficina de Contabilidad cometió un error garrafal al no hacer entrega de unos bonos ofrecidos por un trabajo urgente el mes anterior, bono que se ganaron los trabajadores con gran esfuerzo y no les fue cancelado; lo peor de todo es que esta no es la primera vez que sucede algo así y los empleados, aburridos y cansados de estar casi rogando por sus sueldos cada fin de mes, sueldos que nunca son depositados a tiempo y que más encima ahora sus bonos no fueran pagados, decidieron demandar a la empresa y ahora ella tiene en sus manos el oficio de la demanda del ente regulador de los empleadores. Un problema que debe arreglar ella porque el Gerente de Contabilidad no puede hacerse cargo de ese tema. ¡Idiota!
Su teléfono suena y ella sabe perfectamente quién es. No quiere contestar. Es su jefe: Cristóbal Medero, dueño de la empresa donde trabaja hace más de dos años y que espera que ahora ella vaya a su oficina, pero no quiere hacerlo, no por evadir su responsabilidad, sino porque, desde que llegó a trabajar allí, él siempre ha encontrado una excusa para ir a su oficina a acosarla o lo ha hecho en las reuniones de gerencias, es muy sutil, casi no se nota, es más, la joven duda mucho que alguien allí se haya dado cuenta, pero ella sí lo nota, conoce a ese tipo de hombres, suficiente experiencia tiene para saber que debe alejarse lo más que pueda. Por ella, renunciara de inmediato, pero no puede hacerlo, no tiene dinero y no puede arriesgarse a quedar sin trabajo. Además, aquí tiene un buen sueldo y, descontando las veces que Cristóbal la molesta, el ambiente y la empresa son un buen lugar para trabajar y no va a echar todo por la borda por algo que lo más seguro es que no pasara a mayores.
El teléfono vuelve a sonar y ella lo contesta de inmediato.
―Nicole, ¿por qué no contestabas? ―es su escueto saludo.
―Lo que pasa es que estaba hablando por el celular con una de las involucradas en la demanda ―miente.  
―Quiero que vengas a mi oficina de inmediato ―ordena.
―Estoy revisando los documentos para arreglar todo el asunto.
―Bueno, eso lo haces después, puedes trabajar horas extras, llevarte el trabajo para la casa o lo que quieras, pero te necesito ¡ya! en mi oficina.
―Está bien, señor ―responde de mala gana la chica.
―Te espero.
Más enfadada todavía, Nicole cuelga el teléfono y se levanta para ir a la oficina de su jefe. Sube por las escaleras los cinco pisos que separan la Gerencia de Recursos Humanos con la Gerencia General. Camina lentamente, no quiere llegar, ese hombre no le da confianza y así puede comprobarlo, cuando, poco después de llegar a la inmensa oficina, que ocupa casi la mitad del piso veintiséis, Cristóbal le da a conocer, sin tapujos, sus intenciones con ella.

● ● ●

Cristóbal mira a Nicole con un brillo divertido en sus ojos. Ella no le encuentra la gracia.
―¿A qué se refiere con castigarme? ―pregunta ella una vez más, perdiendo la paciencia.
―Cometiste un error, Nicole, y yo no permito errores ―manifiesta impasible
―¿Ya? ―responde de malhumor la joven, él sabe perfectamente que el error no lo había cometido ella.
―No te preocupes, como es tu primera vez, seré condescendiente contigo.
―¿Condescendiente? ―inquiere incrédula, cada vez se impacienta más con los largos silencios de él, al parecer le gusta crear esta imagen de distancia y enigma.
―De todos modos tendré que castigarte ―concluye mirándola directamente a sus ojos desde su sillón al otro lado del escritorio. 
Nicole lo mira con desprecio. Si bien es cierto que desde que llegó a trabajar allí Cristóbal se ha dedicado a acosarla buscando cualquier oportunidad para atosigarla, ahora encontró una “razón” para llamarla a su oficina y ofrecerle un “merecido castigo”, ¡como si eso le gustara!, había luchado demasiado por conseguir su independencia y libertad para permitir que apareciera alguien a hacer lo mismo en nombre del amor. Ella no lo permitiría. Mucho menos va a cargar con la culpa de unos empleados que demandaron a la empresa por el no pago de unos bonos ofrecidos. Pero eso tampoco es su culpa. Ella es la Gerente de Recursos Humanos y el error se cometió en Contabilidad, por lo tanto es a esa área a la que le corresponde…
―¿Estás dispuesta? ―La voz profunda de su jefe la saca de sus pensamientos, volviéndola a la realidad.
―No sé exactamente a qué se refiere ―insiste de nuevo, intentando no pensar en las depravaciones que se le cruzan por la mente.
Cristóbal se levanta lentamente de su asiento y rodea el escritorio para llegar donde está ella sentada. Le pone una mano en el hombro de forma posesiva, incitándola a mirarlo.
―No creo que seas tan inocente para no saber, Nicole… ―Ahora ella sí se convence de que sus suposiciones no están erradas. Él lo ve con tanta naturalidad, como si estuviera acostumbrado a eso―. Debo golpearte, Nicole, así de simple.
―Y así de terrible ―añade ella horrorizada, queriendo escapar, ¿acaso de verdad él la va a golpear? La idea de eso la deja paralizada.
―Vamos, no es tan terrible, sé que te gustará, será casi como un juego, muy placentero por lo demás. ―Le sonríe seductor.
―No lo creo ―contesta Nicole sin caer en la tentación, al contrario, se levanta y se aparta de él, caminando hacia atrás.
Él posa sus hermosos ojos azules sobre ella, acariciándola con la mirada.
―Nicole. ―Su voz es ronca y profunda, casi hipnotizante, pero ella no caerá de nuevo ante un hombre que se cree dios―. Nicole, querida, de alguna manera debo hacerte entender que no puedes cometer errores. Además, me has tenido tanto tiempo suplicando tu atención que…
―¡No fui yo quien cometió el error! ―chilla histérica―. ¿Por qué no castiga a Rodolfo Vásquez? Él cometió el error, él no hizo las transferencias.
―Porque tú eres más bella… y deseable.
Nicole lo contempla un momento, anonadada. Cristóbal es un hombre extremadamente bello, alto, de cuerpo perfecto, rostro hermoso con unos ojos azules preciosos y labios bien definidos. Pero ella no es como las demás chicas que caen rendidas ante un hombre por su belleza o dinero. Y él tiene ambas cosas. Además, juega a ser enigmático y distante, lo que lo hace mucho más interesante… para las otras, porque para ella no deja de ser un acosador y mucho más en este momento.
Cristóbal da un paso ladino hacia ella.
―¿Se supone que caiga rendida a sus pies, como una esclava sexual? ―logra articular al rato.
―Lo de sexual lo agregaste tú ―responde serio― y es porque eso es lo que quieres. ―Camina hacia ella, parece un felino a punto de atacar a su presa―. No te resistas, ya no luches más ―susurra cándidamente mientras se acerca peligrosamente.
―No soy como todas las mujeres a las que usted está acostumbrado a frecuentar ―replica―. Yo no deliro con la idea de ser su amante, mucho menos su esclava. 
La joven se aparta de él, caminando dos pasos hacia atrás para mantener la distancia. 
―Estoy seguro que te gustará, soy un amo muy indulgente ―insiste acercándose más a medida que ella retrocede. Él sabe lo que viene, desde su perspectiva tiene una panorámica mucho mejor que la de ella y está confiado, no necesita apresurar las cosas, ya quedaría completamente a su merced.
Nicole está molesta y asustada, pero no le demostraría lo último, sería como dar la batalla por perdida antes de tiempo. Sobre todo ahora, que él abiertamente le está diciendo cómo quiere las cosas con ella, si bien es cierto él siempre la ha acosado, esta es la primera vez que es tan franco con ella.
 Ella da dos pasos más hacia atrás y choca contra la pared lateral de la inmensa oficina. Nicole abre mucho los ojos. Ahora está atrapada. Él sonríe satisfecho, sabía de antemano que ese momento llegaría. Ella iba directo a chocar contra la muralla y quedaría atrapada entre el enorme sofá que él usa para descansar o tener reuniones informales y un kárdex con documentos. Nicole entorna los ojos mirando la gran oficina y su propia posición. A su izquierda, el kárdex que cubre gran parte de la pared; frente a este y de espaldas al ventanal, el escritorio de su jefe; en la pared contraria, unos libreros con montones de libros de negocios y un frigobar, “para recibir a los clientes de la mejor manera”; una especie de living se encuentra en el centro de la oficina, dos sillones, una mesa de centro con revistas de la empresa y, a su derecha, el sofá que la tiene atrapada y, por la misma pared donde ella está apoyada y justo antes de salir de la oficina, una puerta lateral que conduce a una sala mediana, donde está el baño, la cocina y un pequeño gimnasio con máquinas de ejercicio, con las que se mantiene en forma, porque ese cuerpo “no lo da la naturaleza sin esfuerzo”, según las propias palabras de él.
Vuelve a clavar la mirada en su jefe. Cristóbal está parado un par de pasos frente a ella con las manos en los bolsillos. No se acerca. Pero tampoco le deja espacio a salir. Disfruta tenerla así, sometida sin ninguna presión física sobre ella, más bien psicológica, lo que la vuelve más vulnerable a sus pretensiones.
―No luches ―sisea meloso dando medio paso hacia ella.
Nicole se  tensa. Esa tensión le juega una mala pasada, porque se lo imagina besándola, abrazándola y a ella, rindiéndose a sus propuestas. Pero no puede ser. ¡Ni siquiera le gusta él!
―Quiero irme ―susurra en un hilo de voz, sin convencimiento.
―No, no quieres ―afirma él con una seguridad aplastante.
―Déjeme ir, por favor ―suplica angustiada.
―No, Nicole, no quieres irte, quieres quedarte. Conmigo.
Su estómago se contrae ante aquellas palabras, no es cierto, ella no quiere quedarse, quiere irse, especialmente en este momento, cuando ya sabe perfectamente lo que él quiere conseguir de ella y su cuerpo está a punto de traicionarla. Nicole necesita salir de allí. Sus recuerdos y la situación le hacen sentir cosas que no quiere.
Él da un paso más hacia ella y su corazón se acelera lo que la obliga a cerrar sus ojos. Sus emociones están a flor de piel. Principalmente el miedo, la anticipación de saber que lo que viene no le va a gustar y…
Una mano en su mejilla la vuelve a la realidad. Esto es peor que quedarse atrapada en un ascensor. Siempre pensó que nada podía ser peor que quedarse atrapada en uno,  pero, encerrada en esa oficina con Cristóbal…
El miedo que ahora siente es solo comparable al que sintió una sola vez en su vida, varios años atrás y no quería revivir aquellos momentos. No quiere ser lastimada.
―No ―ruega a punto de llorar, pero no va a hacerlo. No enfrente de él.
―Vamos, Nicole, ya no luches. No te lastimaré, lo juro. ―Se acerca a ella tomando su cara entre sus manos, acunándola con ternura y mirándola con pasión.
Nicole no lo puede creer, su cuerpo la traiciona justo en este momento. Por más que intenta recordar el enojo, la humillación de ser acosada por su propio jefe y no solo un jefe cualquiera, sino el dueño de la empresa, el que no recibe un “no” por respuesta en ningún ámbito.
―Tranquila, todo estará bien ―susurra cerca de sus labios―, no haré nada que no quieras.
―Quiero irme, por favor ―suplica, ella no quiere esto, su cuerpo puede decir una cosa, pero su mente no se despega del suelo.
―No, no quieres irte ― murmura apenas, mientras se acerca a su boca cada vez más a una lentitud abismante.
―Por favor, señor…
―Por favor, qué, Nicole. ¿Qué quieres que te haga? ―Roza sus labios en la comisura de los de ella.
―No quiero esto, quiero irme… ―contesta intentando recuperar la cordura.
Él se hace a un lado con brusquedad, dejando el paso libre a Nicole para que salga de allí. Ella lo mira expectante. ¿Es cierto que la dejará ir? Por fin puede respirar y camina rápidamente a la salida, pero antes de llegar a la puerta, Cristóbal la detiene con sus palabras. Nicole queda inmóvil un instante escuchándolo antes de salir.
―Ya volverás, Nicole, vendrás por mí, querrás estar conmigo y te lo concederé, porque me gustas, pero será bajo mis órdenes y mis condiciones. Recuérdalo, porque de rodillas me pedirás que sea tu amante.
No se voltea. Espera unos segundos. Respira hondo y sale sin decir nada. ¿Cómo hace ese hombre para descolocarla de esa manera? Temblando, llega hasta las escaleras y, a solas, respira agitada y nerviosa, incluso se da la licencia de derramar un par de lágrimas, pero solo eso. Nada más. Ella no es una mujer de llanto fácil y Cristóbal Medero no la  doblegaría. Aunque, si era sincera consigo misma… estuvo a punto de ceder. El miedo, el deseo y el pánico se mezclaron en su interior, confundiéndola. A ella no le gusta Cristóbal, eso está más que claro, pero ¿por qué se sintió así? Ella lo sabe muy bien, sabe cómo funciona esto, pero no volvería a caer nunca más.
Nicole llega a su oficina y se encierra en ella. No quiere pensar. Aunque Cristóbal es un hombre sumamente atractivo con sus ojos azules, su tamaño y su cuerpo, sin dejar de lado su billetera y su voz profunda y sedosa, la que hace llamar la atención de todas las chicas, especialmente  de las que trabajan allí, a ella… a ella solo le da asco. Él es un hombre déspota, egocéntrico, egotista y cómo se sabe atractivo, cree que todas las mujeres se derriten ante su presencia. Pero no ella. Cristóbal Medero no es su tipo en lo absoluto y mucho menos ahora que le había ofrecido un  “castigo”… ¡Golpes! ¿Qué clase de loco es que piensa que golpear a una mujer es agradable? La rabia crece por momentos dentro de ella; ya la habían tratado así, ya habían querido hacer de ella una mujer sin dignidad ni cerebro, pero nunca lo sintió erótico, al contrario, si bien su cuerpo respondía, como lo había hecho hoy, su mente jamás dejó de funcionar y las sensaciones fueron solo corporales, hasta que…
Se tapa la cara con ambas manos, no quiere recordar, no quiere pensar en nada. Y no lo hará.
Levanta su cabeza y comienza a trabajar. Su oficina, sin ser muy grande, es perfecta, privada, solo para ella sin nadie cerca que la pueda interrumpir de forma indeseable.
No logra concentrarse en los documentos que tiene enfrente. Se echa hacia atrás en su sillón para recibir los rayos de sol que a esa hora entran por su ventana. Su escritorio no está de espaldas al ventanal como todos, ella lo había hecho colocar de costado para así recibir luz y sol directamente, sin impedimentos. En su oficina solo hay un kárdex con las carpetas que ella más usa y dos sillones frente a su escritorio, tampoco queda espacio para otra cosa. Pero para ella es el paraíso. Es su espacio personal entre tanta gente en esa empresa, donde puede estar tranquila cada vez que lo deseaba. Como ahora.
El resto del día, Nicole se obliga a concentrarse y se dedica a revisar cada caso de bonos no entregados y a tranquilizar a los empleados que esperan sus bonos con ansias. Al día siguiente deben estar todos cancelados, espera que en esta ocasión, Contabilidad cumpla con su labor como corresponde y no vuelvan a fallarle a la gente.

● ● ●

Dos días después de ese odioso incidente, con el asunto de los bonos arreglados y los empleados trabajando como correspondía de nuevo, Cristóbal llama nuevamente a Nicole a su oficina. ¿Insistiría en su deseo de hacerla su “sumisa”? Nicole entra a la enorme oficina y se sienta a esperar, Cristóbal no aparece por ninguna parte. Después de quince minutos de espera comienza a impacientarse, no es que esté ansiosa de verlo, pero tampoco quiere perder el tiempo, tiene bastante trabajo atrasado por dedicarse a arreglar el problema de Contabilidad y no es momento para estar de ociosa. Recorre con la vista la inmensa oficina y, sin querer, detiene su mirada en el lugar donde había quedado atrapada hacía dos días. Vuelven los nervios a su corazón. Aunque ella tiene suficiente carácter como para ser la sometida de nadie, está segura de que si él quisiera abusarla, no le costaría nada. Esa oficina es a prueba de sonidos y nadie entra allí si no es llamado, ni siquiera su secretaria. Eso la asusta, aunque intenta convencerse que si él quisiera hacer eso, ya lo hubiese hecho, nada le costaría. Además, puede ser un acosador, pero ¿un violador? Lo duda y espera no equivocarse.
Nicole se levanta al tiempo que la puerta se abre amenazadoramente lenta, como si su jefe disfrutara en ponerla tensa. Cristóbal se para en el vano de la puerta mirándola con intensidad y una odiosa sonrisa en los labios. Se burla de ella, eso está claro.
―¿Me esperaste mucho tiempo? ―pregunta haciéndose el desentendido.
―Veinte minutos ―contesta con sequedad.
Él camina rápidamente hacia la mujer sin dejar de mirarla y se para frente a ella, imponiendo su porte.
―¿Me extrañaste?
―Hay bastante trabajo allá abajo como para perderlo aquí.
―Estás conmigo, eso no es perder el tiempo ―contesta él tomándola de los hombros.
«Ya empezamos», piensa Nicole enojada.
―¿Qué quiere? ―pregunta con desagrado, sacudiéndose para liberarse de las manos en su cuerpo.
―Quiero saber cómo van las cosas, ¿se solucionó el asunto de los bonos?
―Todos cancelados, como corresponde.
―¿Tuviste algún problema?
―No, ninguno.
―Hiciste bien tu trabajo. ―Sonríe satisfecho.
Nicole no contesta.
―Mereces un premio ―insiste.
―Un premio… ―repite Nicole por inercia, asustada por lo que sus palabras quieren decir.
―Así es.
―¿Ya? ―Nicole sabe que tiene que desconfiar.
―Podrás tenerme sin tener que castigarte.
Nicole cierra los ojos con desagrado mientras toma aire para calmarse, cuando los abre, Cristóbal está frente a ella, muy cerca de su rostro, mirándola con deseo.
―Sigue equivocándose conmigo.
Él sonríe confiado y se echa hacia atrás varios pasos. Ella camina hacia la puerta, él le intercepta el camino, tomando sus brazos. Ella lucha contra él, pero él la atrae a su cuerpo con suave firmeza, sin forzarla, simplemente conteniéndola.
―Tranquila, no te voy a lastimar.
―Por favor, no, de nuevo no  ―ruega ella fijando su mirada en él, sus pestañas están húmedas.
―Te deseo, Nicole ―le dice así, sin más, intentando besarla.
―¡No! ―grita ella corriendo la cara desesperada.
―Vamos, Nicole, deja de resistirte, ya tienes mi atención y mi deseo.
―No quiero nada de usted.
―Claro que sí, lo noto en tu mirada, me quieres a mí y ya me tienes, puedo ver la lucha en tus ojos, no te resistas, linda.
Nicole intenta apartarse de él, pero no lo consigue.
―Bésame ―suplica él con ojos de cordero. El olor a perfume caro marea a la joven, que sigue intentando apartarse de él.
―¡No! ―Vuelve a gritar―. ¡Quiero salir de aquí!
―Te quedarás aquí hasta que yo te lo ordene. ―Impone con potente voz.
― ¡Usted no es mi dueño!
―Aún no, pero muy pronto Nicole Zúñiga, serás enteramente mía. ―Suena a verdadera amenaza.
―¡Jamás!
―Más tarde o más temprano serás mía y te dominaré a mi antojo. Pedirás ser mi esclava, rogarás ser dominada por mí.
―Nunca ―murmura ella cansada de luchar.
―Y te castigaré por esta lucha inútil, por todo esto que me haces pasar. ―La toma de la cintura y la pega a él, haciéndole sentir la dureza de su cuerpo.
―Déjeme salir ―suplica por fin, atreviéndose a mirarlo a los ojos sin intentar retener las lágrimas que no quería derramar.
―Me descolocas, Nicole ―confiesa soltándola, dando dos pasos hacia atrás.
Nicole se queda petrificada mirándolo a él y a la puerta que está detrás de él. No sabe si esto es una autorización para irse o no, quiere escapar, pero si él quisiera detenerla, nada le costaría hacerlo, ella debe pasar por su lado para huir.
―¿No te irás? ―pregunta con molesta ironía.
―Quiero salir ―responde asustada.
La respiración de Nicole es acelerada, agitada, su frente está llena de gotas de sudor, sus ojos se niegan a llorar, pero a punto están y su cuerpo tiembla como una hoja. Nicole puede sentir su propio corazón latiendo a mil, parece que se le va escapar por la garganta en cualquier momento. Está completamente paralizada. Sin embargo, Cristóbal parece tan sereno que cualquiera diría que esto no está pasando.
―Cálmate, Nicole, si quieres irte, sabes dónde está la salida.
―¿Qué?
―Si quieres irte, solo debes decirlo. ―Se acerca a ella lentamente, como no queriendo asustarla―. También sabes que estoy aquí para ti.
―No... ―ruega Nicole incapaz de cualquier movimiento.
―Nicole, Nicole, querida… ―La abraza a su pecho, casi protectoramente―. Conmigo estás segura. Puedes confiar en mí.
Ella sabe que no es así, está aterrada, pero no logra pensar claro.
―No temas, belleza, todo está bien, todo estará bien, ya verás.
―No…, por favor…
Cristóbal la aparta un poco y la mira, rodeando su rostro con sus manos.
―¿Quieres irte? ―pregunta con ternura.
Ella asiente con la cabeza, casi imperceptiblemente.
―Puedes hacerlo, eres libre…
La suelta y Nicole camina hacia la puerta, los quince pasos hasta allí se le hacen eternos.
―¿Me dejarás así, Nicole? ―pregunta Cristóbal justo cuando ella va a cruzar la puerta.
Nicole, incapaz de dar un paso más, se queda quieta, esperando. Su corazón late desbocado, le teme, su temor la hace vulnerable y no sabe qué hacer. Quisiera tener la valentía para gritarle, golpearlo, defenderse. Pero no es capaz.
―Nicole ―susurra en su oído, tomándola de los hombros, abrazándola a él por la espalda.
―No ―gime derrotada.
―No te resistas, prometo ser bueno contigo.
―No…
―Serás mía, Nicole, más tarde o más temprano, yo sé que lo quieres, esperaré el tiempo que sea necesario hasta que estés lista para mí y seas mía como lo deseo. ―La voltea pegándola a su cuerpo, y la mira a los ojos. Intenta besarla una vez más. Es entonces que ella logra reaccionar y la adrenalina hace lo suyo.
―¡Suélteme! ―chilla histérica dejando correr las lágrimas que no puede seguir reteniendo―. ¡Jamás! ¡Nunca! ¿¡Lo entiende!? ¡Nunca me tendrá!
―No te resistas más, Nicole ―susurra tranquilo.
―¡Renuncio! ―replica ella con toda la valentía de la que es capaz―. Me cansó este jueguito estúpido, no voy a esperar a ser abusada por usted, no soy una muñeca inflable, ni su esclava sexual, ni su sumisa, ni nada que se le parezca. Soy una mujer con derechos y el primero es que se respete mi derecho a decir “no”. ¡Hasta nunca!
―No puedes renunciar ―contesta Cristóbal acercándola más a sí mismo, sin perder el control.
Intenta besarla una vez más por la fuerza. Ella le da un puntapié y sale corriendo de la oficina dispuesta a renunciar, ya no soporta un día más en ese lugar. Está aterrada, enojada. Definitivamente, no puede seguir trabajando allí, aunque se muera de hambre y tenga que vivir bajo el puente. No sería la primera vez...


Nada más llegar a su oficina, toma su cartera, la fotografía de su padre que tiene en el escritorio y sale a Administración, área donde trabaja su amiga y compañera de departamento, Claudia Marín.
―Renuncio, Claudia, mañana traigo la carta de renuncia ―informa apresurada―. ¿Te puedes llevar mi auto? No soy capaz de manejar.
―¿Qué te pasó, amiga? ―pregunta preocupada.
Nicole mira a su alrededor, hay dos mujeres más trabajando allí y no quiere que se enteren de la humillación a la que la acaba de someterla su jefe.
―Don Cristóbal intentó…él… quiso abusarme, Claudia ―habla en voz baja, pero las otras están muy al pendientes de lo que ella dice y sonríen para sus adentros, no creen lo que oyen.
―Nicole, por favor, no te creo. O sea, ese hombre no necesita abusar de nadie, puede tener a la mujer que quiera sin ninguna dificultad. ―replica con sarcasmo, para Claudia, su amiga siempre ha sido una mosquita muerta que se hace la puritana, pero que por dentro debe ser la peor de todas.
―Pues sí es verdad, vengo de su oficina, estoy muy alterada todavía.
―¿No sería al revés, amiga? A lo mejor fuiste tú quien quiso y él no te hizo caso.
Nicole mira a Claudia. Claro, es difícil para ella creerlo, si está enamorada hasta el tuétano del jefe, como todas allí. Se vuelve y ve que las otras tienen una risita idiota en sus caras.
―¿Puedes llevarte mi auto? ―pregunta con evidente molestia.
―Claro, amiga, sabes que sí. ¿Dónde vas tú ahora? Supongo que no vas a hacer algo estúpido como ir a denunciarlo.
―¿Y qué sacaría? ―ironiza sabiendo la respuesta.
―Nada, amiga, aquí ninguna tiene esa queja. Ojalá. ―Ríe como una niña mala mirando a las otras y las demás la siguen. Ya quisiera Nicole verlas acosadas por ese hombre y ofreciéndoles lo que él realmente es.
―Me voy ―corta la conversación, saliendo de allí de peor humor que antes.

Está tan enojada que no es capaz casi de sostenerse, mira el ascensor, los más de veinte pisos los iba a bajar por la escalera, pero siente sus piernas demasiado débiles para hacerlo y se decide por el ascensor, aunque no le guste.
Mientras baja en el ascensor, piensa en lo que su amiga le acaba de decir y su rabia crece más en su interior. Recuerda a Cristóbal… Ahora su respiración está agitada no de miedo, sino que de ira. Piensa en los cientos de formas de haber evitado lo sucedido, de contestar, de defenderse. Está tan enojada consigo misma, con los hombres, con las mujeres que aceptan todo por una cara atractiva y un cuerpo perfecto. Siente nudos en el estómago con todas las sensaciones mezcladas.
Cuando sale del ascensor ve a un hombre que está llegando a él, la mira interrogante, algo ve en su cara, seguro, tiene pintado en la cara lo que acaba de ocurrir y eso la enoja más, si es posible, y cuando pasa por su lado lo empuja con su cuerpo, sin advertir que, al ser el hombre más alto y fuerte que ella, la que saldría perdiendo sería ella misma y cae al suelo estrepitosamente. El hombre la mira sorprendido e intenta ayudarla, pero ella se niega rotundamente.
―¡No me toque! ―ordena exaltada.
El hombre hace un gesto de rendición, verla ahí en el suelo no le gusta, pero si ella no quiere aceptar su ayuda...
Nicole se levanta y lo mira desafiante, ya no siente miedo. No volvería a sentirlo jamás, es lo que se promete a sí misma en ese momento, ya es suficiente que los hombres la traten como un objeto, una basura, y ella no es ni lo uno ni lo otro. 
―Lo siento ―comienza a decir él, sin saber por qué, sabe que él no es su culpa lo que acaba de ocurrir, pero aun así se siente culpable de la caída de esa mujer.
Nicole, con aire engreído, lo mira de cabeza a pies y de vuelta hasta su cara despectivamente. Se gira y sale del edificio, ocultando el dolor que le produjo la caída. El hombre se queda mirándola, sin entender qué había ocurrido.

● ● ●

La calidez del sol no ayuda a Nicole a calmar su  furia ni a mitigar su exaltado ánimo. Al contrario, se siente impotente, enojada, más que eso, furiosa y también un poco culpable por lo del hombre, él no tenía la culpa de nada y se descargó con él, algo inusual en ella, por lo general calmada. Camina sin rumbo fijo, no quiere llegar a su departamento. No sabe qué hará de aquí en adelante. Necesita encontrar un trabajo lo más rápido posible, está segura que no logrará obtener una buena carta de recomendación de Cristóbal y tampoco puede contar con su finiquito muy pronto, seguro él se querrá vengar de ella de esa manera y sin ese documento será casi imposible encontrar trabajo.
No debió renunciar. No debió contestarle así a Cristóbal. No obstante, sabe que no puede quedarse trabajando en ese lugar. De hacerlo, en cualquier momento él abusaría de ella y la golpearía, como era su deseo. Ya había vivido eso y no volvería a pasar por algo así. Suficiente con uno de esos en su vida.
Después de mucho caminar, llega a una plaza donde hay varios niños jugando. Los niños están aprovechando los últimos días de sol y calor antes que llegue el crudo invierno. Se sienta en uno de los bancos mirando a los pequeños, deleitándose con sus risas y juegos. Necesita calmarse, respirar y pensar en lo que hará de ahora en adelante.
Los niños se ven relajados y felices, ya quisiera ella sentirse así también. Pero no puede, al contrario, recién ahora se da cuenta de lo tensa que está. Sus puños siguen apretados y sus uñas comienzan a lastimar sus palmas, las tiene enterradas en sus manos. Las suelta y las coloca sobre sus rodillas, masajeándolas suavemente. Aprovecha y mueve también la mandíbula que también está apretada y su cuello lo gira para quitarle la tensión.
Intenta sonreír mirando a los niños jugar. Cuando una pelota llega a su lado, la toma, buscando a su dueño, se acerca un hermoso niño de unos cinco o seis años de edad que la mira expectante y que hace latir su corazón de un modo diferente.
Ella le lanza la pelota suavemente y el niño la recibe con pericia a pesar de su corta edad, la mira unos segundos casi interminables y vuelve a su juego con una mujer mayor que está con él.
Nicole siente aún el latido diferente, algo se movió en su corazón al ver a ese pequeño niño que la miró confundido. Tal vez su alegría, su inocente mirada, su relajada actitud o simplemente su hermosa niñez le hacen sentir un enorme deseo de protegerlo, de cuidarlo. Por alguna extraña razón, como es la mente humana, salta de un pensamiento a otro hasta llegar al hombre que empujó fuera del ascensor. No lo merecía, pero ella iba demasiado enojada como para detenerse a pensar y actuar de manera civilizada.
La pelota vuelve a sus pies sin que Nicole se dé cuenta, solo cuando el niño llega a su lado, se percata. Toma la pelota y se la entrega en las manos, sonriendo.
―¿Estás triste?  ―pregunta el niño con dulzura
―No ―contesta intentando no llorar, definitivamente ese niño es especial.
―Mi papá dice que las mujeres no deberían llorar.
―Tu papá tiene razón.
―¿Es por tu novio?
―¿Qué? ―Nicole no entiende que ese niño le pregunte algo así.
―¿Estás triste por tu novio?
―No. ―Nicole sonríe con ternura―. No tengo novio y no estoy triste ―contesta dulcemente.
―¿Enojada?
Ella sonríe, claro que lo está, aunque con él ahí, mirándola realmente preocupado, se le olvida todo el enfado.
―¿Estás enojada conmigo? ―Sus pequeños ojitos se ponen tristes.
―No ―contesta con celeridad―. ¿Por qué estaría enojada contigo?
―Porque te he tirado dos veces la pelota.
―No, mi niño, no estoy enojada contigo. ¿Cómo te llamas?
―Lucas, ¿y tú?
―Lucas, qué lindo nombre, yo me llamo Nicole. ¿Con quién andas?
―Con mi mamita Eloísa, pero mi papá pasará a buscarme en un rato más.
―¡Qué bien! ¿Siempre te pasa a buscar aquí?
―Sí, venimos con mi mamita Eloísa después del cole, jugamos un rato y cuando él llega en el auto, nos vamos a la casa, siempre me trae algo rico para comer. ¿Quieres venir con nosotros hoy?
Nicole ríe suavemente.
―No, no te preocupes, no creo que a tu mamá le guste que llegue una extraña con tu papá y contigo.
―No tengo mamá, ella se fue cuando yo nací.
“¿Se fue?”, piensa Nicole para sus adentros, “debe ser su manera de decir que murió”.
―Lo lamento ―dice con sinceridad.
El niño se encoge de hombros.
―No importa, apenas la conocí y cuando volvió, igual no me quería.
Nicole se queda boquiabierta ante aquella confesión. ¿Cómo una mamá podía no querer a su hijo? Sobre todo a uno como Lucas que era hermoso.
―¿Tú tienes hijos? ―vuelve a preguntar el niño.
―No, no tengo hijos, ni siquiera tengo novio ―contesta ella un poco avergonzada.
―¿Quieres ser mi mamá?
Nicole sonríe más abiertamente, tanto por la inocencia del niño como por sus ocurrencias, pero eso no significa que no se sienta en su corazón el deseo de ser madre, un sueño truncado en su vida.
―No creo que a tu papá le guste mucho que busques a cualquier mujer para que sea tu mamá. ―Intenta poner cordura a sus pensamientos.
―No es a cualquier mujer, es a ti. Eres linda y simpática y tienes cara de ser mi mamá.
Nicole se derrite ante este niño de mirada vivaz y agudos pensamientos.
―Gracias, tú eres muy lindo también.
―¡Lucas! ―La mujer que está con el niño lo llama con dulzura desde una esquina―. Llegó tu papá.
―¿Quieres venir a mi casa? ―ofrece el niño.
―No, ahora no creo que sea buena idea ―contesta Nicole un poco frustrada.
―¿Vendrás mañana?
―Está bien, estaré aquí a esta misma hora, ¿te parece?
―Adiós. ―El niño le da un beso en la mejilla antes de correr  con su abuela.
Nicole lo ve alejarse, pone su mano en la mejilla donde el niño le depositó el beso, es un niño exquisito, ya quisiera ser ella su madre… si no estuviera el padre de por medio.
Lucas y su abuela se suben a un lujoso todoterreno que los espera al otro lado de la plaza y se quedan un par de minutos allí, seguramente arreglando la sillita de Lucas.
Nicole se levanta del banco, quiere ir con ellos, da dos pasos y se arrepiente. Gira sobre sus talones y se va por el costado de la plaza a toda prisa.
Camino a su casa piensa en lo  que significa ser madre y en lo que se debe sentir, aunque ella duda mucho que alguna vez pudiera sentir la sensación. Recuerda su último día de matrimonio hacía tres años ya, donde todos sus sueños y sentimientos murieron junto con su hijo no nacido…



Les dejo los booktrailers: